Objetividad perfumada

Rolando Sarmiento Ricart

Camagüey, -Ellas, merecen esa historia que  Mariana, Ana, Amalia y tantas otras comenzaron a escribir en la manigua y que Haydee, Melba, Celia, Vilma y sus sucesoras  enriquecieron a la intemperie de la lucha clandestina y por los mismos trillos de las sierras y los llanos con olor a pólvora, o bajo las frías madrugadas del cañaveral, la industria, el hospital, la escuela, la trinchera… en cualquier lugar de la Revolución, hasta que, a la distancia de medio siglo,  la mujer definitivamente dejó de ser un adorno del hogar y un deseo prostituido del antojo machista.

* Mujer y deporte: otro triunfo en Cuba
* Orden Ana Betancourt para federadas
* Una doctora camagüeyana desde Guatemala
* Felicitan a las camagüeyanas
* Ingeniosas mujeresY desde el primer enero, comenzamos a llamarlas compañeras, federadas, combatientes, colegas, como las nuestras que perfuman la noticias al buscarlas en los más difíciles confines de la tierra, o las dicen con la frescura profunda de la objetividad que niegan y ponen zancadillas los grandes medios, las trasnacionales de la noticia, que intentan gobernar las mentes.

Mis compañeras, no sólo escriben los trabajos periodísticos y los difunden, también dirigen los medios y los equipos de trabajo, diseñan las páginas impresas y de la WEB con esa magia única que embellece hasta las rudas y crueles cosas de la vida.

Ellas, mis colegas, tiran fotos, hacen caricaturas e investigan sobre la diversidad social y económica y no temen a los peligros constantes que acechan al periodismo dentro y fuera de fronteras.

Mis compañeras, suelen citarse por muchos nombres  que al escribirlos,  estoy seguro, me faltarían y no quiero que la omisión me prive de esta simbólica flor que merecen, no sólo hoy 23 de Agosto, todos los días cuando nos enseñan con inteligencia y puntualidad  infinitas, lo útil y necesaria que son siempre en la vida y en esta lucha mediática contra las malévolas ideas de la mentira y la infamia imperialista.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*