También el parche tiene belleza en la artesanía

Artesana camagüeyana convierte en arte el parche

Los estudiosos no acaban de ponerse de acuerdo si denominar artes populares o artesanía a la obra contentiva de la identidad de un lugar, sus características locales, regionales o nacionales.

Lo importante es en definitiva no dejar desaparecer ese quehacer que sin ser exclusivo, tampoco es masivo, pero que requiere muchas aptitudes y conforma una sensibilidad dentro de un contexto de mayores amplitudes.

Precisamente es lo que ocurre en el país con un resurgimiento de la artesanía popular con fuertes raíces hispanas y africanas, entre otras, y que en Camagüey posee expresiones en un grupo de mujeres.

Dentro de las amantes de esta labores se encuentra Zenaida Rodríguez, con una muestra muy variada pero con profusión de sus tapices confeccionados con textiles llamados “parcherïa”, labor expresiva de la creatividad con la utilización de los más diversos recursos convertidos en un regalo a la vista por sus vistosos colores y el significado de cada tapiz.

Para Zenaida el escape de las cifras es dar rienda suelta a su imaginación: “Desde joven me gusta hacer estas cosas, pero mis padres me convencieron de que primero estudiara Contabilidad, aunque trabajé más en otras especialidades. Quizás la exactitud de los número me enriqueció para perfeccionar mi inclinación hacia los cuadros de tejidos, porque todo hay que planificarlo con cuidado para que las proporciones sean las adecuadas en cada figura.

“Tengo varias temáticas: una pequeña colección dedicada a la Naturaleza con flores; otra, a la música y al baile, y algunas más como el amor a la Patria. La perfección en ellos radica en que no pueden verse en su revés ningún nudo.

La técnica es colocar sobre un lienzo u otro textil las figuras hechas con pedacitos de tela. En alguna ocasión, pero en pocas, se puede pintar esa tela.

“También me gustan las figuras y las maquetas y llevar con ellas mensajes formativos a los niños, crear valores, significar la importancia de nuestra historia, y en especial las enseñanzas de nuestro José Martí. Construí 12 maquetas didácticas relacionadas con su obra La Edad de Oro y con cada una transmito el mensaje, pero de forma actualizada para que los niños comprendan.

“Tengo en mi haber 12 exposiciones con la del 14 de mayo dedicada a nuestro Héroe Nacional en el Museo Provincial.

“Cuando mi hijo, fallecido ya, era pequeño, me regalaron un juguete japonés que todavía conservo, como pueden ver. Es un pequeño embudo con un payasito dentro, pero si se hala un cordoncito la figurita sale. Empecé a imitarlo con otros muñequitos y así voy construyendo cosas en este mundo de la artesanía. Eso sí, me dedico a buscar materiales reciclables como telas, cartón y todo lo que me pueda ayudar a sentirme útil, a distraerme y a sobrellevar el mal de Parkinson”.

Pero para Zenaida sus figuras y sus tapices no están completos si no son acompañados por el verso inspirado por el tema y nacido de su propia inspiración, porque también la poesía forma parte de su quehacer.

Su dedicación y sensibilidad la han hecho merecedora de premios y reconocimientos en eventos locales, provinciales y nacionales.

Por María Socarrás Hernández y Diosdada Sagarra Díaz. Foto: Orlando Durán. Corrección: Carmen Martín Cruz

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*